¿Por qué se inmolan los kamikazes? Periodista se infiltra en el islamismo

0
564
«Soldados de Alá», seis meses infiltrado entre yihadistas

«Soldados de Alá», seis meses infiltrado entre yihadistas

Canal+ Francia ha emitido este documental, grabado con cámara oculta por un joven periodista musulmán

Día 03/05/2016 – 20.39h

Canal+ Francia emitió este lunes el documental «Soldados de Alá», un trabajo de investigación «excepcional» -destaca la cadena-, grabado con cámara oculta por un periodista que se infiltró durante seis meses en una célula yihadista extremista. Sam Ramzi, seudónimo del reportero, se adentra en el islamismo más radical, que preparaba un atentado en el país vecino, que fue frustrado por la Policía el año pasado. El propio autor del documental se define a sí mismo como musulmán, según informa AFP, y«de la misma edad que los asesinos» que mataron a 130 personas en París.

Ramzi logró ganarse la confianza de los yihadistas después de algunoscontactos en Facebook. Luego consiguió reunirse en persona con el autoproclamado emir del grupo de jóvenes en el que se introdujo, algunos musulmanes de nacimiento, como él, y otros convertidos. Su labor tuvo lugar en Chateauroux, ciudad situada en el centro-oeste del país, donde se encontró de frente con la manera de pensar de estos extremistas. «Mi objetivo era tratar de entender lo que hay en sus cabezas», explicó el reportero. «Una de las principales lecciones es que no vi el islam en todo esto. No hay deseo de hacer un mundo mejor. Solo jóvenes nerviosos, frustrados, perdidos, suicidas y fáciles de manejar. Tenían la desgracia de nacer en la época del Estado Islámico. Es muy triste. Son jóvenes que están buscando algo y eso es lo que encontraron».

«Vamos al cielo, hermano»

En su primer encuentro con el emir, un joven franco-turco que se hace llamar Osama, este intenta convencer a Ramzi de que el paraíso los espera, después de una misión suicida en Siria y Francia. «Ese es el camino para ir al cielo», susurra con una sonrisa constante capaz de helar la sangre. «Ven, hermano, vamos al cielo. Nuestras mujeres nos esperan allí, con los ángeles como sirvientes. Tendrás un palacio, un caballo con alas de oro y rubíes». En otro momento, en una mezquita del barrio parisino de Stains, un miembro del grupo muestra cómo cometer un atentado contra un avión. «Con un pequeño lanzador de cohetes…Francia quedará traumatizada durante un siglo».

Osama acabó detenido por la policía turca durante un viaje a Siria. Luego fue extraditado a Francia, donde pasó cinco meses en prisión antes de serliberado, en teoría bajo vigilancia. Debía comparecer una vez al día en comisaría, pero nunca dejó de enviar mensajes cifrados.

Sus intenciones no son ambiguas. «Debemos atacar una base militar», asegura Osama. «O contra los periodistas, que están en guerra contra el islam… Hay que romper sus corazones, como con Charlie, por sorpresa. No están bien protegidos. Es necesario que los franceses mueran por millares».

Como en las películas con infiltrados, la sensación de peligro es constante, y además es real. El periodista no conoce el inexistente guión. Todo se acelera cuando un tal Abu Suleiman vuelve de Siria y lo cita en una estación ferroviaria. Una vez allí, su enlace no aparece. Lo sustituye una mujer que le entrega una carta en la que se describe un plan de ataque: dirigirse a un club nocturno, disparar «hasta la muerte», esperar a la Policía y activar los cinturones explosivos.

Detenciones y abandono

Los miembros del grupo han conseguido un kalashnikov, pero la Policía estrecha el cerco y se producen las primeras detenciones contra los «soldados de Dios». Uno de los miembros logra escapar y le envía un mensaje: «Estás despedido». En ese momento, Ramzi toma una decisión. «Mi infiltración se termina entonces». El objetivo estaba cumplido: «Mostrar las escenas de una organización que controla totalmente su imagen».

ABC.es

----------Publicidad---------

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí