No son Santistas, pero adoran a Lucifer

0
1029

Semillas de luz, una iglesia en Calarcá donde el diablo reemplaza a Cristo Damián Rozo pasó de ser policía a sacerdote diabólico con una escolta de 12 mujeres y un ingreso de $US 2 millones que recibe por pactos que hace con el diablo

diablo 2

las2 orillas.com

El guardia de seguridad Guillermo Moreno sacó de su cuenta de ahorros dos millones de pesos y no dudó en entregárselos a Víctor Damian Rozo, el hijo del diablo, el único hombre en la tierra que es capaz de convertir, en un mes, a un jornalero en el dueño de una finca, a un mendigo en el dueño de una empresa. Rozo, que tiene tarifas de 52 mil dólares para sellar pactos con su padre, que se mueve en una limusina blindada custodiado por doce mujeres armadas hasta los dientes, que tiene entre sus clientes a los capos más encumbrados del cartel de Sinaloa, le había cobrado una milésima parte de sus honorarios a Moreno simplemente porque había visto en sus ojos algo que pocos tienen: la convicción ciega de que todo puede ser posible.

La cita era en Cartagena, a la vuelta del restaurante Blas el Teso en La Boquilla. En la playa, Damian dibujó en la arena una estrella gigante de cinco puntas. Los últimos 25 días de Moreno habían sido un suplicio. Antes de sellar el pacto con Lucifer tuvo que hacer un ayuno  en donde evitó el trago, el sexo y la grasa. El sacrificio bien valdría la pena; después de abrirle su alma al diablo sería el dueño del mundo.

diablo 3

El sol caía y la brisa movía furiosa las túnicas negras con las que ambos iban vestidos. En una pira ardía el fuego invencible de los dioses caídos. Con los ojos cerrados Rozo le ordenó a Moreno que escupiera sobre Cristo, los sacramentos y los mandamientos. Tomó la daga traída de la India que lo ha acompañado en 2345 ritos y degolló una gallina, vertió sobre su iniciado la sangre, se volteó y en una oración sorda miró como el mar se tragaba el sol.

Víctor Damian Rozo se abrazó al credo luciferino de niño cuando, cansado de que el Dios de la gente ordinaria le incumpliera sus súplicas, decidió invocar al “ángel más bello, al ángel de luz” como él mismo lo llama. Hijo de un reconocido espiritista de Armenia y de una pitonisa, Rozo creció entre tablas Ouijas e invocaciones a almas en pena. Sus papás le pegaban cuando, en los almuerzos familiares,  renegaba del Dios castigador al que lo habían condenado sin preguntarle. Él había conocido una fuerza incontenible, una energía que no fustigaba sino que liberaba.

En el 2001, paralelo a su trabajo como policía, empezó a invocar espíritus que atrapaba en su tabla Ouija. Nadie como él predecía el futuro, nadie como él era más acertado. Sin embargo había algo que inquietaba a sus clientes y eran las alusiones constantes a Lucifer. Sus vecinos empezaron a odiarlo, sus hermanos se avergonzaban de él. Rozo se retiró de la policía, se fue de su casa paterna a Cuba a aprender los secretos de la santería y el vudú y, con 25 años, empezó su trasegar solitario por la senda de Satanás.

Se retiró durante cinco años y nadie supo de él hasta que apareció en un programa de Telemundo, paseándose orondo en un carruaje por las calles de la ciudad amurallada, rodeado de sus 12 guardianas, cobrando tarifas de 52 mil dólares (“Tan sólo el cinco por ciento de lo que mi padre les hará ganar en un año”), diciendo que tiene un apartamento en Dubai, cinco en Armenia, dos en Miami,  doce autos de lujo, que se gana dos millones de dólares al año y que acaba de comprar un Gulfstream que lo lleva a visitar a sus  más de cinco mil “ahijados”, cómo el llama a todo aquel que haya iniciado, que tiene desperdigados en México, Guatemala, Honduras y Estados Unidos.

diablo 4

COMPARTA  rsz_logo_notiloco_banner

 

 

----------Publicidad---------

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí