Carmenza Jaramillo muestra en China las esmeraldas colombianas

0
435

 

ESMERALDAS COLOMBIANAS

Por Yasef Ananda

Beijing, 19/05/2016(Pueblo en Línea)-Escondido en las montañas de la Cordillera Oriental colombiana, entre Cundinamarca y Boyacá, se encuentra el hogar de las esmeraldas colombianas, las más hermosas del planeta.

La zona, conformada por los municipios de Muzo, en el noroccidente del departamento de Boyacá; Gachetá y Gachalá, en el nororiente de Cundinamarca; y las minas de Borbur, Coscuez, Chivor, Peñas Blancas y Otanche en Boyacá, concentra los principales yacimientos de esmeraldas de Colombia, uno de sus principales productos de exportación.

En China, poco a poco va creciendo el interés por esta joya. De hecho, hace tres años, la empresa colombiana Fleing abrió en Beijing la joyería Aimuluo, primera tienda especializada en esmeraldas colombianas.

Desde su apertura y hasta hoy, los colombianos siguen promocionando en China los encantos de sus esmeraldas. Recientemente, en la sede de la embajada colombiana, la joyería Fleing Aimuluo junto a ProColombia organizaron la “noche esmeralda”. El evento reunió a numerosos invitados, amantes de las buenas joyas, que disfrutaron de una pasarela donde se exhibió el “embrujo verde de América Latina”.

“A los chinos les gusta la esmeralda porque la familiarizan con el jade, que es la piedra de mayor valor en China, que también es de color verde. La esmeralda colombiana se diferencia del resto de las que existen en el mundo porque tiene una calidad superior, formada por condiciones únicas del subsuelo que las hace más resistentes, brillantes y de tonalidades más puras y profundas”, asegura Ismael Daoud, ejecutivo de Fleing Colombia.

Las primeras esmeraldas que China conoció fueran las de Zambia –exportadas desde India, actualmente el mayor exportador de esmeraldas hacia China. Sin embargo, la cifra de las exportaciones de esmeraldas colombianas hacia el gigante asiático ha mantenido una línea ascendente.

En el contexto actual, a pesar de la desaceleración económica y cierta caída en las ventas de los artículos de lujo, China sigue un mercado muy atractivo y en crecimiento.

“Nosotros ofrecemos la esmeralda colombiana como joya, pero también como valor de inversión. Nuestros clientes chinos van conociendo sobre la calidad internacional que tienen y les va interesando adquirirlas. Otro detalle es que en los diseños de nuestras joyas siempre lo principal es la esmeralda misma”, precisa Daoud.

Cuenta la leyenda que estas piedras preciosas son las lágrimas que derramó una indígena muisca llamada Fura por la pérdida de su amado Tena. El llanto de Fura regó los bosques y penetró la tierra hasta convertirse en estas hermosas piedras verdes.

“China y Colombia están unidas por el jade y la esmeralda”, concluyó Carmenza Jaramillo, embajadora de Colombia en China

----------Publicidad---------

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí