Romaña el mas temido de la FAR, pónganos hacer carreteras. Escuelas, Hospitales, hablo del secuestro .

Por CATALINA LOBOGUERRERO · 20 DE SEPTIEMBRE DE 2016

La X Conferencia de las Farc en los Llanos del Yarí ha sido la ‘presentación en sociedad’ de la nueva cara de las Farc. En esta transición, entre la guerrilla que conocieron la mayoría de colombianos por televisión y la que aspira a convertirse a partir del 2 de octubre si gana el Sí, La Silla Vacía entrevistó a alias Romaña, el comandante del Frente 53 y uno de los hombres más temidos de las Farc. A sus 52 años, conserva su característica boina negra, pero ahora tiene una mochila wayuú terciada. Esta es la transcripción textual de la conversación, sin editar:

La Silla Vacía: ¿Cómo les ha ido en la conferencia?

Romaña: Cansados, porque entramos a las 6, luego salimos a las 8 y ahorita nos toca organizar para mañana.

LSV: ¿No les queda tiempo para la rumba?

R: No mamita, por ahí a los guerrilleros sí, pero a los comandantes nos toca ponernos a organizar las conclusiones, documentos, opiniones de la gente y todo eso.

LSV: Bueno, le quiero preguntar, especialmente sobre el tema de la justicia transicional y las versiones libres.

R: Dime pa que medio es.

La Silla Vacia

R: Ah, la Silla Vacía.

¿Qué están pensando sobre el esquema de justicia transicional? ¿Qué tanto les preocupa ir a dar una versión en esas audiencias?

R: Como tú sabes, estamos en una deliberación y estamos en la Décima Conferencia, y es un evento democrático. Esa es una de las inquietudes de guerrilleros y guerrilleras, es una inquietud de los comandantes. Pero para nosotros no es inquietud, para los que estábamos en La Habana y teníamos conocimiento de cómo iba a ser esta jurisdicción especial para la paz.

En las Farc, nosotros estamos resueltos a no pagar ni un solo día de cárcel, no solamente para nosotros sino para el resto de la gente que estuvo dentro del contexto de la guerra y estuvo desarrollando una lucha.

Entonces, la gente sí tiene esa inquietud aquí en la conferencia, han planteado cómo va a ser esa parte. Si van a pagar sanción.

Nosotros planteamos ésto: déjenos transformar el país en un país distinto, un país desarrollado, y esa es mi sanción. Póngame a hacer una carretera, siempre he hecho carreteras. Póngame a hacer una escuela, siempre he hecho escuelas. Póngame a hacer un hospital. O sea, acabar con la corrupción ¿Sí?, que es el temor que tienen los políticos y los politiqueros en Colombia. Siguen manejando esos recursos para quedarse con esos recursos.

Llega la guerrilla, y vea, todas estas instalaciones en un mes. (Se refiere a las construcciones que han hecho para la X Conferencia- casas, salones de reunión) En tiempo récord y las hacemos.

Pero estamos claros de que la jurisdicción especial, en pocas palabras, porque no se puede explicar así, en tan poquito tiempo, es todos en la cama o todos en el suelo. Todos los que estuvieron en la guerra, salen de las cárceles.

¿Y si alguien va a esos proceso de justicia transicional a declarar que Romaña dio la orden de secuestrar a su familia, que ellos cayeron en una pesca milagrosa? Usted es famoso por las pescas milagrosas.

R: Gracias mamita. (se ríe)

Entonces, si eso sucede, en ese contexto, y en esas versiones lo acusan a usted de haber cometido ese tipo de actos, ¿Cuál va a ser su postura ante esa situación?

R: ¿Tu has estudiado la jurisdicción especial de paz? Le recomiendo que lo estudie porque ahí está bien explicado. Todos los delitos son conexos con el delito de rebelión. Todos. Hay unos delitos que no son conexos como los crímenes de guerra, los de lesa humanidad. Esos no son conexos, pero nosotros no cometimos esos delitos.

¿Y el secuestro es…

R: Ese no tiene nada que ver porque está dentro del conexo con la rebelión.

¿El secuestro?

R: O sea, quedó ahí con la rebelión. Lo hicimos por el hecho de conseguir las finanzas con el fin de sostener una lucha de que no teníamos… Estados Unidos no nos mandaba armas, de Israel no nos mandaban armas, no nos mandaban aviones, no nos mandaban bombas. Sí nos las mandaban, pero para lanzárnolas. Pero no para apoyarnos.

Entonces, no estábamos en condiciones, y dentro de la Jurisdicción de Paz, quedó que no hay imputaciones individuales sino colectivas. A mi nunca tienen que llamarme a la jurisdicción especial de paz, llamarme que por qué salió alguien a decir…Va a haber muchos que van a declarar: Romaña me secuestró a mi papá, a mi tío o en tal parte se presentó ese fenómeno. Pero es colectivo. No es Romaña, es las Farc.

¿Pero en el momento de las reparaciones, usted va a dar la cara? ¿Va a pedir perdón?

R: Claro. Pero colectivo. O sea, bueno hacer eso con los medios de comunicación, de manera más amplia, pedir perdón. Porque si tú, por ejemplo, y perdóname que te ponga de ejemplo- si yo cometí un error contigo y te pido perdón, usted descansa. Pero es más decir que ya eso está entre los documentos, que nunca más tiene que pasar esto ¿Cierto? Nunca más tiene que pasar esto. Que fue una pelea con el gobierno, porque el gobierno decía, nosotros no podemos hacer eso.

¿No podían hacer qué?

R: Del nunca más. Nosotros dijimos que nos comprometíamos a hacer la paz pero dijimos: que nunca más se cometa un hecho de violencia contra la sociedad colombiana, ni del Estado, ni de la guerrilla y que paren los atropellos del Esmad, del Código de Policía, la política neoliberal, todo eso. Pero quedó dentro de los acuerdos. Entonces, después de que los firmemos, vamos a ver si los cumplimos.

Pero ese es un hecho importantísimo. Reconocer o pedir perdón es algo que es como renunciar a lo que nosotros fuimos, sino que es muy difícil que la gente entienda el por qué la guerrilla sacó un decreto de la 002 y cobró un impuesto. La gente dice, ¿por qué hicieron eso?

Entiendo el argumento político e ideológico que ustedes tienen, pero hay una dimensión que es humana. Haga de cuenta que yo soy la madre de un niño que fue secuestrado, y luego ese niño se enfermó o se murió, y digo ante la justicia que usted es el responsable ¿Usted estaría dispuesto a pedirle perdón a esa mamá?

R: Claro. Con toda la gente que quiera buscar a Romaña, y ya han venido a buscarme a mí, les pongo la cara. Tengo la conciencia limpia que no se hicieron cosas que no fueran dentro del contexto de la guerra.

¿Hay algo de lo que usted se sienta arrepentido? ¿Un caso?

R: ¿Un caso? No, no que haga que me sienta arrepentido porque haya hecho o lastimado a una señora porque se murió un niño o una niña. Nunca. No sé si comandantes hayan hecho eso, pero en el caso mío, tal vez por la zona más amplia, que me tocó en los Llanos del Yarí, Vaupés, toda esa zona, no es tan poblada. Pero hay gente en el Cauca, donde hay zonas más pobladas, o en Bogotá, que es más poblado. Pero me gusta ese tema.

¿Sí?

R: Sí, me gusta. Incluso han venido de los que cayeron en lo que ustedes llaman las «pescas milagrosas» que no son pescas milagrosas.

¿Cómo lo llama usted entonces?

R: Nosotros hacíamos unos retenes para buscar finanzas y sostenernos, pero estaba sistematizado. En ese momento se estaba dando las masacres más horribles del paramilitarismo en los Llanos Orientales, se dio la masacre de Mapiripán, que tú la conoces, se presentaron falsos positivos, la cantidad de empresarios que pagaban a esas estructuras para desplazar la gente y quedarse con las tierras.

Entonces, así como para nosotros había un cordón vial muy importante, hacíamos los retenes ahí, pero sistematizados con placas y todo ¿Usted apoya paramilitares? ¿Usted ha hecho esto? ¿Ha cometido esto? Entonces paga lo que le corresponde. Nosotros lo llamamos retenes. Cuando haya tiempo le explico qué son pescas milagrosas, pero estudie por allá a un indio que cogieron en el Perú.

¿Tupac Amarú?

R: Atahualpa. Acá dijeron que Romaña se inventó unas pescas milagrosas por primera vez, pero eso existe hace años. Los primeros que lo hicieron fue el Estado. Los españoles fueron los primeros que hicieron eso, pero yo cargué con esa mala fama.

¿Y a usted le preocupa, ahora, esa mala fama? ¿Qué cree usted que se imaginan muchos colombianos cuando dicen «Romaña»?

R: Eso me han preguntado, y no solamente me han preguntado, yo he socializado con ellos, yo he hablado con ellos.

¿Con quiénes?

R: Con la gente de Bogotá, por ejemplo. Los que más hablan de Romaña, que no sé qué, son los que tienen el poder económico y político, y así lo noté cuando me tocó en la subcomisión técnica en La Habana con los militares. Pero cuando ellos miran quién es Romaña, que tiene sentimientos, que tiene valores, que tiene principios, que es un campesino humilde, dicen: estamos equivocados. Y ese sector que, por ejemplo, pregunte en La Uribe, en Mesetas, en San Martín, en Granada, en el Vaupés, en el Vichada quién es Romaña.

¿Qué me van a decir?

R: Que Romaña es un guerrillero que siempre ha luchado por nosotros. ¿Quién es el único que ha defendido, en Colombia, a los Nukak Makú. Ni tú sabes que aquí hay una sociedad, una comunidad indígena que es nómada. ¿Sí sabes?

Sí sé.

R: Y están por allá botados. Yo trabajo con ellos hace 20 años, y ahorita los tienen por allá en San José del Guaviare, como los tienen aguantando hambre, sin zapatos, sin comida. Eso la gente dice, claro, Romaña es un terror en Bogotá, para los medios económicos grandes que no me conocen, para el poder empresarial.

Para las Fuerzas Militares era, ya no, porque hemos estado socializando con ellos, y de muchos temas. Ellos tienen las mismas necesidades que nosotros y este proceso de paz por eso es tan importante, porque abarca no a las FARC sino a toda la sociedad colombiana, incluidas las Fuerzas Militares.

¿Y así como dentro de las Fuerzas Militares podía haber un concepto de que Romaña era el terror y era uno de los cerebros militares dentro de la organización, qué le generó a usted encontrarse con esos generales que eran sus adversarios, como guerreros?

R: En el concepto de los revolucionarios de las Farc-EP no es ajeno, porque nosotros hace muchos años los estamos invitando, y nosotros decíamos, si no están sentadas las Fuerzas Militares en un proceso de paz, no va a haber proceso de paz, porque es el poder real y el poder formal. Entonces ahí nos encontramos fue gente, colombianos. Negros, mestizos, blancos, hermanos que nos estamos matando hace 52 años porque hizo falta diálogo y socialización.

¿Y a usted cómo le cambió el corazón luego de sentarse en esa mesa de diálogo?

R: Aquí, en este corazón, hay un sentimiento de paz para todo el pueblo colombiano y para todo el mundo, y la sociedad más empobrecida, porque los que no entienden ésto piensan que es un proceso de paz para las Farc. Si usted estudia bien los acuerdos, las 297 páginas, el beneficio es para ustedes, si se acogen a ellos, porque habla de tierra de participación política, de sustitución de cultivos, de la transformación de la sociedad.

Nota aclaratoria de la Editora: aunque ‘Romaña’ dice que el secuestro será automáticamente considerado conexo con la rebelión, La Silla verificó y  el Acuerdodice «toda infracción del Derecho Internacional Humanitario cometida de forma sistemática o como parte de un plan o política” no será amnistiado de ninguna manera e irá a la JEP.  Los secuestros producto de la “ley 002” que sacaron las Farc en su momento muy seguramente entrarán en esa definición.  La imputación será individual también, no colectiva como dice Romaña.

Leave a Comment